¡Contacta conmigo!

¡Contacta conmigo!

Si tienes alguna duda o algún comentario privado, puedes contactar conmigo a través de mi correo electrónico (alexdoblasmunoz@gmail.com) o de mi cuenta de Facebook (Alex Doblas Muñoz).

domingo, 25 de enero de 2015

Abre los ojos



Abre los ojos. ¿No ves que te está afectando? Qué pregunta más tonta. Por supuesto que no lo ves. Tienes los ojos cerrados. ¿Cómo lo vas a ver? Si es que...
Inténtalo, va. Inténtalo porque al final te vas a caer. Al final te vas a caer de morros por cabezón. Por no querer abrir los ojos aunque sabes que deberías hacerlo. Así que va, ábrelos. No pienses más en que sucederá si los abres. No pienses en que va a salir mal. Y si sale mal, ¿qué? Nada será peor que ahora. Sabes que no. Sabes que es prácticamente imposible. Te lo digo yo que lo sabes.
Sé que te resultará difícil. Pero yo no creo en eso de que más vale mal conocido que bueno por conocer. Mas creo que en tu caso lo conocido es más malo de lo que quieres creer. Así que no esperes más. Ábrelos. Yo te ayudaré. Yo te cogeré de la mano si pierdes el equilibrio cuando los abras. Yo estaré de verdad a tu lado.
No te encierres más en la oscuridad de tu pasado. Si abres los ojos, apuesto a que te encantará la luz de algo nuevo y mejor. Puede que al principio deslumbre un poco y quieras volver a cerrarlos. Pero no. Debes ser fuerte. Es más, puedes ponerte unas gafas de sol. Pero... no te lo recomiendo. Es mejor ver el mundo tal y como es en realidad. No está bien ponerle un filtro que lo haga más cómodo y bonito. Así que va. Ábrelos ya. Que todo saldrá bien, créeme. Apuesto a que sí. Y apuesto a que te estoy convenciendo de que sí.
Te aviso que es posible que al encontrarte con todo tan diferente, se te emborrone la vista un poco y quieras olvidarte de ciertas cosas que no te gusta ver. Pero en ese caso yo te prestaré unas gafas perfectamente graduadas para que no pierdas de vista ningún detalle. A veces esos pequeños detalles en los que no te vas a fijar, te darán mucho. Más de lo que imaginas.
Así que va. Ábrelos. Abre los ojos.
No te prometo un mundo perfecto.

Pero si uno mejor.

La canción, tiene años pero a mi me encanta: Canta corazón de Alejandro Fernández.

lunes, 19 de enero de 2015

Carta al director: Timo-cine


-Escrito publicado en la sección de opinión del diario "Segre" el martes 13 de enero de 2015-
Sr. Director:
He de decir que estoy algo indignado. Seguro que muchos estarán de acuerdo conmigo que cuando tienes muchas ganas de hacer algo y acaba siendo una decepción, te sientes tal como he dicho, algo indignado. Pero si para colmo, acaba siendo también un robo, aun te sientes más molesto, si cabe.
La cuestión es que hace poco fuí a un cine -de cuyo nombre no quiero acordarme- con un par de acompañantes porque había una película en cartelera que teníamos bastantes ganas de ver, y para poder disfrutarla del todo, decidimos ir a la sesión en 3D. Todo correcto hasta que nos "clavaron" 31'50€ (10'50€ por persona) por las tres entradas. Alucinante. Pero ahí no acaba todo. Lo peor fue, a parte de que la película dejaba que desear, que ese 3D del que tanto se alardea de "experiencia visual extraordinaria", resultó ser una decepción. La verdad es que hacía tiempo que no veía una película en este formato, pero desde luego que fue una completa decepción. Puedo asegurar que por poco no me decidí a ver la película sin las gafas, ya que se veía prácticamente igual a lo largo de todo el largometraje con gafas o sin ellas.
La única buena conclusión que me llevo de todo esto, es que ya sé a qué cine no volver a ir y en qué formato no volver a ver una película.


Hoy la canción es Me olvidé respirar, de India Martínez y David Bisbal:



sábado, 10 de enero de 2015

#Charlie Hebdo



No tenéis derecho. Y no tenéis derecho por mil y una razones. Que no lo digo yo solo. Que todo el mundo, repito: todo el mundo, opina lo mismo. Perdón, todo el mundo excepto vosotros. Radicales sin escrúpulos. En tan solo un par de días habéis sembrado el pánico en la capital de un país. Que en tan solo un par de días habéis acabado con la vida de 17 civiles. Diecisiete personas inocentes. Diecisiete personas con familia, con amigos, con compañeros de trabajo, con una vida por delante. Habéis matado a 17 personas, pero habéis acabado con buena parte de la vida de muchas otras con ello. ¿Y quién os da derecho a ello? ¿Vuestra visión de la religión? No. Perdonarme pero que yo sepa, la palabra “Islam” significa “paz”, no “guerra”. Y no es que defienda al Islam. Yo no apoyo a ninguna religión. Soy ateo. Pero creo que nada ni nadie os da derecho a matar en nombre de el Dios en el que tantos miles de millones de personas dosifican su fe a diario. Eso no. Eso sí que no.

Y todo este jaleo que habéis montado. Todas estas vidas con las que habéis acabado. ¿Por unos simples dibujos en una revista? ¿En serio? Es que si se lo contaras a alguien ni se lo creería. Parece una broma. Esa revista representa a decenas de personajes en sus trazos. Pero todo con un tono humorístico. Ha molestado a cristianos, judíos y musulmanes por igual. No creáis que lo hacen para condenar a nadie. La libertad de expresión es algo que nos pertenece a todos. Algo a lo que deberían tener derecho todas y cada una de las personas de este mundo. Y vosotros, vosotros además de atentar con diecisiete vidas, habéis atentado con la libertad. Habéis puesto una limitación a un valor tan sagrado como la libertad. Y eso es muy grave. Tan grave como el aumento de la xenofobia que estáis creando con vuestros actos. Estáis sembrando odio contra personas que actualmente son aceptadas en nuestra sociedad. Contra personas con las que convivimos a diario y que son iguales a nosotros.


Sé que esto no va a servir para que cambiéis de idea. Y sé que es imposible que ninguno de vosotros llegue a leerlo. Pero si que lo leerán personas de diferentes culturas. Y apuesto a que todas opinan lo mismo que yo. Y si creéis que podéis implantar la guerra contra las ideas de todo el mundo, vais muy equivocados. Y repito: no tenéis derecho.

Con esto, os traigo la canción Hemicraneal, de Estopa:


Rutina vs creatividad

*Escrito publicado en la web del diario "El Segre"*

Es tiempo de cosas nuevas, de romper con lo establecido, de crear, de descubrir, de viajar, de soñar, pero sobretodo, de hacer esos sueños realidad, por pequeños o simples que puedan llegar a ser. Suena difícil de imaginar, pero es posible, no hay que ir muy lejos para poder conseguir hacer cosas nuevas, y en mi opinión, la perseverancia y el optimismo son la clave.

El mundo ya está lleno de rutina, respiro aire aburrido de verlo todo igual, hay que renovar ese aire. Este está aburrido de días monótonos, aburrido de ver pasar a la misma gente cada día por el mismo lugar, a la misma hora y con el mismo aspecto, aburrido de los atascos, de los corruptos. Pero no solo de este tipo de cosas, sino que también lo está de los “bastante tengo con lo mío”, de los “a ver si nos vemos” y de los “si con esto ya me apaño”.

Y es que alguien me dijo no hace mucho que el hombre es un animal de costumbres, y suena tan aburrido como cierto. Pero a mi me gustaría cambiar esta frase por otra como: el hombre es un animal que rompe con las costumbres. Pero claro, esto no es posible si no nos lo aplicamos todos. Tendríamos que cambiar esa semana en que todos los días parece lunes por otra de viernes, sábados o domingos, cambiar de lugares donde ir, de horarios, de caminos, cambiar la codicia por más humildad, el “bastante tengo con lo mío” por un “va, que te echo una mano”, el “a ver si nos vemos” por un “en una hora quedamos, ¿dónde estás?”, el “si con esto ya me apaño” por un “voy a hacer algo más, quiero algo mejor”.


Los grandes inventores, filósofos y emprendedores no se conformaban con la misma rutina en la que vivían los demás, iban en busca de algo más, de algo mejor. Ellos respiraron el aire aburrido y no les gustó, ellos lo transformaron en sus pulmones con creatividad y lo expulsaron en forma de importantes inventos, pensamientos y éxitos. Hay que seguir renovando ese aire, es necesario hacerlo, y depende única y exclusivamente de nosotros.

Hoy os dejo esta canción: Blame de Calvin Harris y John Newman.


miércoles, 7 de enero de 2015

Otra Navidad




*Escrito publicado en la web del diario "El Segre".*

Me gusta la Navidad. Es algo normal, ¿verdad? Diría que a casi todos nos gusta la Navidad. La festividad invernal por excelencia ya ha vuelto, como cada año. Esta si que no nos falla. Me gusta la Navidad, no sé por qué, pero mira, me gusta. Aunque en algunos hogares llegue con más ilusión que en otros, en mi caso, sea como sea, me gusta. A lo mejor si se celebra es porque se deberá de celebrar, digo yo. De todas formas: es preferible disfrutarla, ¿no?, digo yo. Me gusta la Navidad, no sé porque. Es posible que no sea por una razón en especial. Puede que sea por un conjunto de cosas. Puede que sea por las calles llenas de bombillas colgando de balcón a balcón. Puede que sea por ver el árbol de Navidad en el salón, o el belén en el recibidor. Puede que sea por los anuncios de la lotería o de turrones navideños, los únicos que me gusta ver. Puede que sea por las largas charlas de después de las comidas familiares que se dan en estos días. Me gusta la Navidad. Puede que sea por cosas como estas por las que me gusta. Puede que ver la cara de ilusión de los que reciben un regalo inesperado me impregne de alegría. A lo mejor será eso, no sé. Otra posibilidad son las dos semanas de descanso, hablando des de la perspectiva de estudiante, que proporcionan estas fiestas. Sí, puede que sea por eso. O puede que sea por la entrada de un año nuevo, con nuevos objetivos y cosas por conseguir. No sé.
Al fin y al cabo, ¿a quién no le gusta la Navidad? Sea católico o no, tenga ilusión o no, piense lo que piense, le invito a que me lo diga, porque a mí, claro está, me gusta. Porque yo ni me considero católico, ni se me nota la ilusión en el rostro. Pero oye, qué quieres que te diga, a mi me gusta la Navidad.

Y hoy os traigo algo navideño a la vez que actual: Santa tell me, de Ariana Grande:


lunes, 5 de enero de 2015

¿Quién sabe?



¿Alguna vez te has planteado qué te deparará el futuro? ¿Alguna vez has pensado qué te pasará o dónde estarás mañana, el mes que viene o incluso el año que viene? Apuesto a que sí. La cosa es que nadie lo sabe a ciencia cierta. Nadie ha podido desvelar este misterio. Sí, os hablo del “destino”, ese gran desconocido. Ese que nos puede hacer sumamente felices o nos puede hundir en los más mísera desgracia. Todos tenemos un amplio abanico de probabilidades de que algo nos pueda suceder. Pero... ¿quién sabe?

Si a alguien le toca la lotería, una gran cantidad, viviría de renta ¿verdad? Eso desencadenaría un “destino” desahogado, económicamente hablando. Pero si a alguien le desahucian de su casa, le depara un “destino”, económicamente hablando también, desesperanzador. El primero tendrá mayores probabilidades de vivir sin problemas que el segundo. Es fácil de deducir, es una predicción sencilla de extraer, es obra de un “destino” inventado por nosotros. Es probable que el “destino” cambie los papeles a lo largo del tiempo, todo eso sólo me lleva a una conclusión:

El destino es una palabra más, que tiene como sinónimos rumbo o camino; bastante diferentes, ¿no? Todo depende de eso a lo que llamamos destino. El destino son probabilidades. El destino es suerte. El destino son decisiones, son hechos. El destino son aciertos o desaciertos. El destino es el transcurso de nuestra vida. El destino, realmente, no existe. El destino es algo que nos hemos inventado para poder tener esperanzas sobre nuestro futuro. Pero sobre nuestro futuro... ¿quién sabe? ¿Tú crees en el destino?

Hoy os traigo Con el día tonto, de Rosana: